top of page

Relactar, un camino difícil pero lleno de esperanza.

Claudia es madre de dos, una hermosa niña a la cual amamantó hasta los 4 meses, producto de una neumonía que ella sufrió, le indicaron un tratamiento no compatible con la lactancia según los profesionales que la atendieron. Luego tuvo a Agustín, un hermoso bebé de ahora 6 meses. La lactancia desde el principio fue difícil con este pequeño, era "flojo para mamar", costaba que tomara.


Al mes de vida de su bebé, Claudia comenzó a sentir molestias en uno de sus pechos. Tenía enrojecido y con calor local, signos claros de una mastitis. Fue a un centro asistencial donde le recetaron antibióticos para tratarla. Pasaba el tiempo y las molestias continuaban, hasta el punto que se le formó un absceso, el cual tuvieron que drenar y operar. Fue en ese momento cuando introdujo la fórmula y, por miedo, solicitó medicamentos para cortar su lactancia. Es ahí donde recurre a mi, arrepentida de haber tomado esa drástica decisión. Su bebé aún buscaba el pecho para mamar y eso la hacía sentir triste. Su producción bajó drásticamente, pues durante una semana no dio de mamar. Le entregué herramientas para relactar, orientándola para poco a poco eliminar el relleno y aumentar las tomas de lactancia materna, a través de ayuda online.


Fue gracias a su esfuerzo y perseverancia que logró aumentar su producción, y darle en un 90% del tiempo leche materna. Actualmente solo le queda un relleno, en la noche, que refiere le ha costado mucho eliminar. Ella ha recorrido un tremendo y difícil camino, donde muchas mamás por falta de información y miedo caen en dar fórmula, sin embargo ella siguió su instinto, fue por más y ahora le está dando lo mejor a su bebé: leche materna.

PS: Historia y Foto autorizada por Claudia.


67 visualizaciones0 comentarios
bottom of page